La Dama de Elche

Aquí les presentamos una de las piezas más conocidas de este período y que sin embargo debido a su emplazamiento en Madrid no podemos añadirla en la Ruta siguiendo una coherencia espacial. Pero debido a su importancia debemos tenerla en cuenta y considero de suma importancia mencionar parte de su historia y su extraordinaria belleza artística.

Fue descubierta en la Alcudia (Elche) en Agosto del año 1897. La bautizaron como La Reina Mora”, la gente acudía en multitud a la casa del insigne doctor Campello para ver  la maravillosa escultura que había sido encontrada, en las tierras que el famoso cirujano poseía en las cercanías de la localidad de Elche, en la finca denominada La Alcudia y cuyo descubrimiento había corrido como la pólvora por todos los rincones de la ciudad. El ya famoso busto había sido hallado unas horas antes por  Manuel Campello Esclápez, que se encontraba ayudando a su padre y hermanos en las labores agrícolas en la finca de La Alcudia.

El joven Manuel se dispuso a derribar un ribazo cuando tropezó con una piedra que, al apartar la tierra para sacarla, mostró el rostro de una dama bellísima. El busto se hallaba sobre dos losas de piedra y cubierta de tierra por delante así como perfectamente resguardada por ambos lados por idénticas losas a las que le servían de base, lo que indicaría que el busto fue en su momento escondido.

La sorpresa y conmoción por el descubrimiento fue tal y tanta la gente que pronto se apresuró a ir a verla que ésta hubo de ser dispuesta en el balcón de la casa que el doctor Campello poseía en el centro de Elche. Sólo así pudo ser admirada por la multitud que, atónita, se paraba bajo el balcón para comentar acerca de la soberbia escultura que pronto sería mundialmente conocida.

Por aquellas fechas se encontraba invitado por Pedro Ibarra, archivero municipal de Elche, el investigador Pierre Paris para asistir a la representación, unos días más tarde, del famoso Misteri. Paris, enterado del hallazgo, quiso ver el busto y  se dio cuenta de la importancia del descubrimiento por lo que muy diligentemente se propuso hacer una oferta de compra. “Ofrezca de enero a abril” (ofrezca de 1.000 a 4.000 francos), y con esta disposición se presentó ante el doctor Campello, oferta que fue varias veces rechazada hasta que por distintos motivos,  el doctor Campello aceptó y la venta fue pactada en 4.000 francos. De nada sirvieron los consejos y advertencias de que el busto no debía traspasar nuestras fronteras. Paris había sido muy rápido en realizar la operación y el famoso busto salió de España, el 30 de Agosto de 1897 con destino al Museo del Louvre. No volvería a pisar tierras ilicitanas hasta 1965, donde permaneció catorce días con motivo de la conmemoración del VII Centenario del Misteri d’Elx.

Desde su llegada a tierras francesas este busto sería ya conocido como “La Dama de Elche”. La más excelente muestra de escultura ibérica de todos los tiempos se encontraba fuera de nuestras fronteras y no volvería a España hasta que en 1941, con la intervención de Franco y de Pétain, pudo ser realizado un intercambio de obras de arte entre ambos países y la Dama regresó siendo instalada primero en el Museo del Prado y posteriormente, en 1972, trasladada al Museo Arqueológico Nacional de Madrid donde aún permanece.

Muchos han sido los estudiosos que han establecido sus propias teorías sobre a quién representa la escultura, sobre su cronología, su finalidad e incluso sobre su procedencia. La Dama de Elche, ¿hombre o mujer? ¿Diosa o sacerdotisa?

La Dama de Elche es un busto labrado en piedra caliza, procedente de una cantera local cercana al lugar del hallazgo, y en el momento de su descubrimiento todavía conservaba restos de policromía roja, azul y blanca. Su rostro presenta una ligera asimetría lo que demostraría que el escultor, dio a aquella cara, humana, los rasgos de un modelo vivo por lo que se ha llegado a la conclusión de que la Dama no representaría a una diosa sino a una sacerdotisa (representación mortal de la divinidad): si hubiese querido representar a una diosa habría labrado un rostro perfecto ya que por la datación cronológica del busto debió ser realizado entre finales del V antes de Cristo o principios del IV, época en la que ya se conocían perfectamente las proporciones escultóricas.

También se ha especulado sobre la posibilidad de que el busto fuese una urna funeraria debido al hueco que presenta la escultura en su parte trasera o que este hueco fuese para colocar ofrendas o talismanes o que el hueco obedeciera a la finalidad de que el sacerdote hablase a través de él y que sonase la voz como proveniente del Más Allá o que fuese para poder ser enganchado a un muro… o incluso para colocar las cenizas del difunto sirviendo de tumba para alguna mujer adinerada.

Esta obra de arte ibérica se encuentra en exposición en el Museo Arqueológico Nacional de la ciudad de Madrid, sitio a donde la dama de Elche fue trasladada en el año 1941 luego de su estadía en el Museo del Louvre de París.

Curiosidades:

Se ha convertido en uno de los símbolos del período ibérico y por extensión de la historia de España. Llegando a tener representaciones en otras localidades, como por ejemplo la que se encuentra en el parque de Elche de Benidorm.

Bibliografía: http://www.diarioinformacion.com/opinion/2010/08/07/enigma-reina-mora/1033377.html

http://www.ua.es/dossierprensa/2000/09/17/23.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s