El Monastil

Características:

El poblado ibérico se organizaba urbanísticamente a partir de una calle larga y central, en los flancos de la cual se distribuyen los compartimentos y viviendas. El urbanismo se debió adaptar a las curvas de nivel, de hecho las casas se construyeron adaptándose a las irregularidades y aprovecharon parte de la propia roca como un muro más que junto con otros tres más configuran el zócalo. Las viviendas eran de base cuadrada o rectangular, se han encontrado con cámaras dobles comunicadas con puertas. En el flanco norte tenemos 21 estancias entre 6 y 12 m2 habitables y en la ladera sur 25, destacando dos con 30m2 habitables.El poblado en altura del Monastil cuenta con 51 estancias, de las cuales 34 serían habitables.

Las investigaciones han demostrado que éste se extendía por las llanuras desde la falda de la sierra hasta las riberas del río Vinalopó. Las estructuras de esta zona quedarían fuera de la ciudad alta y estarían separados por una muralla, muy destruida con restos de un torreón. La muralla alterna con la roca y por tanto permite una mejor defensa.

La necrópolis no se ha descubierto pero puede estar en relación con la probable necrópolis del Chorrillo a 2kms. Se han hallado cerámica de barniz negro, ibérica pintada, una campanilla de bronce, una escultura de toro hoy desaparecida.  Ello plantea la posible existencia de una necrópolis ibérica desaparecida, pero no tenemos enterramientos que lo confirmen.

Historia

Se documentan restos anteriores al período ibérico, en el momento prehistórico sobre todo en el momento del Calcolítico. En el momento que nos ocupa nos encontramos en que en el siglo VIII a.C. van a aparecer influencias desde el reino de Tartessos y de pueblos mediterráneos comerciantes, apareciendo importantes innovaciones como la cerámica a torno. Estas influencias las encontraremos también en los Saladares de Orihuela, influencias de colonizadores sobre habitantes del bronce final. La constate evolución nos llega hasta el siglo V a.C.  surgiendo de este modo la cultura ibérica.

En el Monastil encontramos que los momentos preibéricos debieron situarse al paso del siglo V al IV a.C. según el registro arqueológico. En el siglo V a.C. ya nos encontramos con una cultura ya formada que forma hasta el siglo III a.C. la fase ibérico antiguo I que dio paso hasta el siglo I a.C. al ibérico II o reciente, que se termina con la romanización y formación de un núcleo romano.

Destacan los restos de un almacén de época ibérica, siglos V-IV a.C. y de una muralla que fortificó en el siglo III  a.C. el acceso al oppidum ibérico. Desde finales del siglo II a.C. hasta el cambio de era debió tener su actividad el taller del maestro del Monastil, manufacturando llamativas cerámicas ibéricas del estilo Elche-Archena.

Los materiales que destacan en la fase ibérica antigua son dos exvotos en el Monastil y otro en el cercano Bolón que nos recuerdan al encontrado en Villajoiosa. Sin embargo no se conocen más ejemplos en esta zona. Estas figurillas son muy comunes en la Alta Andalucía y nos plantean la posibilidad de un contacto en la ruta ibérica, desde Villena-Fuente la Higuera hasta Castulo y Linares. El exvoto del Bolón se trata de un sacerdote y el del Monastil una sacerdotisa seguramente y el segundo se trata de la mitad superior de un guerrero.

Para la fase del ibérico reciente se plantea una destrucción y reconstrucción como en el caso de la Alcudia. Esta fase es la de máximo apogeo y en las viviendas podemos determinar para este momento actividades de caza y recolección de frutos salvajes, así como la molienda y la pesca en el río. También actividades de textil, fundición de metales y la producción de cerámica.

De esta fase destacamos el simbolismo religioso que se representa en la cerámica pintada está relacionado con temáticas púnicas. Aparece figuras humanas, animales, aves, carnívoros, caballos, liebres, peces y vegetales como flores, tallos, hojas y rosetas. Así como la atestiguación de la lengua para fines comerciales: pondus de bronce y plomo. El comercio debió ser fundamental en esta zona encontramos monedas provenientes de Arse (Sagunto), Saiti (Xàtiva), Ebusus (Ibiza), etc.

El comercio fue abundante con el resto de poblaciones iberas, pero también se han encontrado restos que explican un importante intercambio con poblaciones del mediterráneo como griegos, fenicioscartagineses y romanos.

Las fuentes clásicas no nos hablan de su nombre ibérico pero si del que tuvo en época romana:  Ello o Elo, se piensa que deriva de la ibera que pudo ser ILO.

En definitiva está situado en un lugar estratégico para controlar el principal paso natural del valle de Elda, camino entre la Meseta, Andalucía central y la costa mediterránea, lugar de tránsito de ejércitos, comerciantes, viajeros, artesanos (en época romana tenemos a Lucius Eros) y en definitiva de ideas, culturas y tradiciones diversas.

La denominación de Monastil:

En los períodos bizantinos y visigodos hay documentada una iglesia cristiana (VI-VIII d.C.). Reconvertida seguramente en un monasterium, que a su vez pudo ser reutilizado en época islámica, como al-munastir. Esta denominación ha permanecido sustancialmente en la partida y del yacimiento arqueológico.

Accesibilidad

Es público, pero se debe de pedir permiso y cita previa puesto que aún están terminando el proceso de accesibilidad, y no está preparado para tener muchas visitas, ha vivido muchos expolios y erosión. Se están haciendo también intervenciones en sitios muy deteriorados como las murallas y la que se realizó en los hornos. Al haber estado expuesto al aire libre algunas zonas han sufrido mucho, pero si se pide cita previa y con el permiso del director de la excavación se puede acceder. Ocasionalmente en algunas sesiones de conferencias sobre Elda se realiza alguna visita guiada al mismo.  Es interesante la visita al museo situado en el mismo municipio de Elda donde se puede observar el material del monastil.

Bibliografía

http://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/1190/1/Lucentum_XIX-XX_2.pdf

http://www.saborrural.com/index.php?seccion=conoce&municipio=66&provincia=3

http://www.esacademic.com/dic.nsf/eswiki/410080

El poblado ibero-romano de “El Monastil” Introducción histórico-arqueológica. Antonio M. Poveda Navarro. Ed. Ayuntamiento de Elda, 1988.

Folleto informativo de El Monastil y explicaciones allí recibidas en la visita.

alguna de las imágenes: http://stasiotika.blogspot.com/2002/08/yacimientos-contestanos.html http://www.marqalicante.com/contenido/genericas/eldaweb.pdf y de factura propia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s